“En tierras cristianas” y otros poemas del Diwán de Ibn al Abbar

En tierras cristianas

Han dicho: Emigrar a tierras cristianas es
una falta,
Y yo digo: En absoluto, más bien es un mérito.
Salí por lealtad, luego volví por devoción,
y elogiaron mi acto enemigos y amigos.
En Quraysh tengo un ejemplo, y es suficiente
que los sagaces se entendieran con el Negús.

Espectáculo circense sobre la vejez

Cuidado, la juventud ya pasó,
confórmate con tus canas.
¿Cómo ofreces a los ojos hermosos
y anhelas la hermosa boca?
La pasión en la vejez
es culpa grave: ¡arrepiéntete!
Tras agotarse la savia juvenil
y secarse la fértil madurez…

Recuerdo de la Ruzafa

¡Que hermosos días los de la Ruzafa,
que representan el esplendor de la mocedad!
Mas han dejado tal ardor en mi corazón
que si no lo regase con mi llanto,
se habría derretido en sus llamas.
¿Cómo añoran mis pupilas los jardines
a cuyos estanques corren los arroyos,
como madres que van a sus niños
a echarles la comida que llevan bajo su camisa!

La noria

¡Oh Dios! ¡Qué bella es la noria que gira
como una esfera celeste,
aunque no haya en ella ningún lucero!
La colocaron sobre el río unas manos que
decretaron, que regocijara a las almas
mientras trabajaba penosamente.
Parece un hombre libre encadenado, o mejor,
un prisionero que marcha libremente.
Como el agua sube en ella para luego bajar,
parece la nube que toma su provisión de los
mares y luego la derrama.
Los ojos la aman porque el jardín es su
comensal,
y ella como un copero que no bebe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s