“Súplica para la noche y el día” – Imam Sayyad (A.S)

1. Alabado sea Dios, que creó la noche y el día con Su fuerza,
2. y los diferenció por medio de Su poder,
3. y designó para cada uno de ellos un límite establecido y un tiempo
determinado.
4. Él hace que se alarguen o se acorten para beneficio de Sus siervos y así los
alimenta y los hace crecer.
5. Él es Quien ha puesto la noche para que reposéis en ella
16 de las
actividades cansadas y los esfuerzos agotadores. Hizo de ella un cobertor que
arropa a aquellos que descansan y duermen, un momento para recuperar la
tranquilidad y las fuerzas y una ocasión para disfrutar de los placeres y la
pasión.
6. Y creó para ellos la señal del día para que busquéis el favor de vuestro
Señor,
17 para que encontrasen Su provisión y se esparciesen libremente sobre
Su tierra en busca de los bienes inmediatos de este mundo y de los beneficios
venideros del otro mundo.
7. De este modo acomoda sus asuntos, prueba sus actos, observa sus estados
en los momentos que tienen que obedecerle, en los lugares donde se cumplen
Sus mandatos y donde se aplican Sus leyes, para así, castigar a los que obraron

mal, por sus malas acciones, y premiar por sus buenas obras a los que
realizaron el bien.
8. ¡Oh Dios! Alabado seas por hacer despuntar el alba. Por permitirnos
disfrutar de la claridad del día, encontrar nuestro sustento y librarnos de las
desgracias y las calamidades.

9. Nosotros y todo lo que hay en este mundo amanece por Ti: los cielos y la
tierra y lo que en ellos Has dispuesto, lo que está en reposo y lo que está en
movimiento, lo constante y lo inestable, lo que se eleva en el aire y lo que se
oculta bajo la tierra.
10. Amanecemos bajo Tu dominio, rodeados por Tu autoridad y Tu poderío.
Nos movemos según Tu voluntad y actuamos según Tus órdenes.
11. No sabemos nada excepto lo que Tú has decretado para nosotros, ni nada
de lo bueno nos pertenece excepto lo que Tú nos has brindado.
12. Este es un nuevo día, un testigo de lo que hay por venir. Si hacemos el
bien nos despedirá con alabanzas y si cometemos el mal nos abandonará con
desprecio.
13. ¡Oh Dios! Bendice a Muhammad y a su familia. Provéenos con el
privilegio de su compañía y evita que nos alejemos de él por un mal
comportamiento o por cometer un pecado, ya sea grande o pequeño.
14. Haz que nuestras buenas acciones sean abundantes y líbranos de cometer
malas obras. Llena lo que queda entre esos dos extremos con alabanzas,
agradecimientos, generosidad y caridad.
15. ¡Oh Dios! Alivia nuestra carga sobre los nobles ángeles escribas. Llena las
páginas de nuestro libro con nuestros buenos actos y no nos humilles ante
ellos con nuestras malas acciones.
16. ¡Oh Dios! Otórganos en cada una de las horas del día una fracción de Tus
alabanzas, una parte de Tus agradecimientos y una mirada sincera de Tus
ángeles.
17. ¡Oh Dios! Bendice a Muhammad y a su familia. Protégenos por delante y
por detrás, por la derecha y por la izquierda y por todas direcciones con una
protección que nos preserve de la desobediencia a Ti, que nos guíe hacia Tu
obediencia y que nos ponga al servicio de Tu amor.
18. ¡Oh Dios! Bendice a Muhammad y a su familia. Danos éxito durante el día
y durante la noche, y en todos nuestros días, para hacer el bien, abandonar el
mal, agradecer las bendiciones, seguir la práctica profética, evitar la
innovación, recomendar el bien, prohibir el mal, defender el Islam, disminuir
la falsedad y vencerla, ayudar a la verdad y exaltarla, encaminar a aquellos que
se encuentran extraviados, socorrer al débil y auxiliar a quienes sufren.
19. ¡Oh Dios! Bendice a Muhammad y su familia, y haz que hoy sea el día más
afortunado que hayamos conocido, en el que disfrutemos de la mejor
compañía y que en él vivamos los mejores momentos que hayamos tenido.

20. Haz que nos encontremos entre los más satisfechos de todas Tus criaturas
que hayan visto el día y la noche, entre los más agraciados por las bendiciones
que nos Has otorgado, los más firmes a la hora de cumplir Tus leyes y los más
inquebrantables respecto a lo que Tú has prohibido.
21. ¡Oh Dios! Ciertamente Te pongo como testigo y Tú bastas como testigo, y
pongo por testigo también a Tu cielo, a Tu tierra, y a todo aquel que Tú hayas
hecho residir en ellos, a Tus ángeles y al resto de Tus criaturas, en este día, en
esta hora, en esta noche y en este lugar, de que doy testimonio que Tú eres
Dios, no hay otro digno de ser adorado excepto Tú, Defensor de la justicia,
Equitativo en el juicio, Benévolo con los siervos,
18 Soberano de todo
gobierno,
19 Compasivo con las criaturas.
22. Y confirmo que Muhammad es Tu siervo y Mensajero, elegido por Ti
entre Tus criaturas, a quien has encomendado Tu mensaje, que cumplió
difundiéndolo entre la gente, y a quien ordenaste que aconsejara a su
comunidad y así lo hizo.
23. ¡Oh Dios! Bendice pues a Muhammad y a su familia, más de lo que has
bendecido a cualquier otra de Tus criaturas. Otórgale de parte nuestra lo
mejor que le hayas dado a cualquiera de Tus siervos y recompénsale, de parte
nuestra, con la mejor y más generosa recompensa que Tu hayas otorgado a
ningunos de tus profetas en nombre de su comunidad.
24. Tú eres el más Generoso de los generosos, el Perdonador de los grandes
pecados Y eres el más Misericordioso de los misericordiosos. Así pues,
bendice a Muhammad y su familia, los virtuosos, los puros, las más excelentes
y nobles de Tus criaturas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s