“La clave del tiempo” – Hafez de Shiraz

Si aquel turco de Shiraz(2) mi corazón deleitara, 
por su lunar hindú le daría Bujara y Samarcanda. 
Sírveme vino, escanciadora, que en el paraíso no hallarás 
las riberas del Roknabad ni el jardín de Mosalá.(3)
Estos gitanos alegres, dulces agitadores de la ciudad, 
como los turcos los banquetes, saquearon mi corazón de paz. 
Para nuestro pulcro amado no es un amor tan imperfecto: 
agua, color, lunar, retoques, ¿para qué los quiere el rostro bello? 
Yo, por la hermosura creciente de José, sabía 
que amor del velo de inocencia a Zulaika privaría. 
Insúltame y maldíceme a placer, que por ti rezo. 
¿Merece respuesta amarga el labio granate y bello? 
Deja la clave del tiempo, e indaga y habla de vino y juglaría:
 nadie, merced a la ciencia, desveló ni desvelará este enigma. 
Escucha, alma mía, esta advertencia: más que por el alma, 
los jóvenes dichosos por el consejo del sabio anciano claman. 
Puliste la perla del poema, Hafez, alegre ven y canta, 
que el firmamento, en tus versos, el sartal de las Pléyades desgrana.

2. Se trata de las bellezas turcas que en aquella época vivían en Shiraz, famosas por su encantador modo de hablar. 

3. Roknabad y Mosala, río y barrio de Shiraz. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s