Sulaym ibn Qays al-Hilālī al-ʿĀmirī

Fue uno de los Tabi’un y compañeros de Ali hacia el final de la vida de este último. Sulaym también fue un compañero leal de los hijos de Ali, Hasan y Husayn, el hijo de este, Ali Zayn al-‘Abidin, y Muhammad al-Baqir.
Fue el autor del conocido libro Kitab Sulaym ibn Qays (El libro de Sulaym ibn Qays). Es una colección de tradiciones, enseñanzas y relatos de testigos oculares de eventos que ocurrieron en la historia.
Kitab Sulaym es el libro más antiguo de hadices, se compuso en el primer siglo islámico después de la muerte de Muhammad rasululah (s.)
Es más antiguo que al-Kafi, Sahih al-Bujari y los otros libros sobre hadices.

Sulaym ibn Qays nació cerca del lugar donde Kufa se construyó más tarde. La fecha exacta del nacimiento de Sulaym no se conoce, sin embargo, los estudiosos estiman que Sulaym nació entre el año 7 y 9 Hijrah (en algún lugar durante los primeros años después de la migración de Muhammad a Medina y su fallecimiento).
Su padre era Qays, de ahí su nombre ibn Qays (hijo de Qays). Perteneció a la rama Banu Hilal de la tribu Banu ‘Amir.

Está documentado que Sulaym se mudó a Medina durante el califato de Umar. Él está entre las personas que nunca conocieron a Muhammad. En Medina, Sulaym se apegó mucho al Imam Ali. Su apego lo llevó a convertirse en partidario de Ali, junto con Abu Dhar al-Ghifari, Salman al-Muhammadi, Miqdad ibn Aswad y Ammar ibn Yasir. Ibn al-Nadim, en su libro sobre los primeros eruditos musulmanes y colaboradores del hadiz, declaró que Sulaym ibn Qays fue uno de los devotos compañeros de Ali.
Días finales

En 694, Sulaym huyó a Persia con sus escritos porque Hajjaj ibn Yusuf, el general Omeya y perseguidor de los Alidas, se convirtió en el gobernador de Kufa e intentó arrestar y ejecutar a Sulaym.
En Persia, Sulaym se quedó en Nobandegan. Allí encontró a un niño de quince años, llamado Aban ibn Abi-Ayyash. Se aficionó a él y comenzó a educarlo en la enseñanza del Ahl al-Bayt. A través de Sulaym, Aban se convirtió en chií. Aban le ofreció refugio en reconocimiento de que él era un compañero de Ali. Cuando Sulaym supo sobre su muerte, le dijo a Aban: ¡Oh hijo de mi hermano! estoy a punto de dejar este mundo, tal como el Profeta me ha informado.

Finalmente, Sulaym confió todos los escritos que había compilado a Aban. Aban había hecho un juramento solemne de no hablar de ninguno de los escritos durante la vida de Sulaym y que, después de su muerte, entregaría el libro solo a los chiítas de Ali dignos de confianza.
El año en el que murió Sulaym es objeto de debate, algunos dicen 689 y otros 695. Otros reportan que Sulaym murió entre 699 y 708. [1]

Escritos

Sulaym documentó muchos aspectos relacionados con las enseñanzas y experiencias con el Imam Ali y Ahl al-Bayt.
Recolectó información como el sermón de Ali en la mezquita de Kufa.
Después del asesinato de Ali, Sulaym permaneció en Kufa durante la era de Mu’awiyah y continuó recopilando trabajos y documentando las enseñanzas del Ahl al-Bayt.

En su libro, Sulaym documenta las tradiciones proféticas concernientes al imán Muhammad al-Mahdi.
Documenta que Muhammad había prometido a sus seguidores la llegada de un hombre del linaje de Imam Husain que purificaría el Islam eliminando las innovaciones (distorsión de la interpretación del Corán y las tradiciones proféticas “Hadiths”). Sulaym es también uno de los primeros en documentar la división política entre los musulmanes después de la muerte de Muhammad y cómo, ciertas figuras en el Islam, distorsionaron las tradiciones proféticas para ganar poder.

Sulaym documenta que Salman al-Farsi, Miqdad ibn Aswad, Ammar ibn Yasir, Abdullah ibn Ja’far, Abu al-Hayzam ibn Tayhan, Juzamah ibn Zabit y Abu Ayyub dijeron que el Profeta Muhammad (s.) dijo ante la asamblea reunida en Ghadir Khumm al regreso del Hach al-Widá:

“Oh pueblo, el poder legal (al-Wilaya) se otorga solo a Ali ibn Abi Talib y a los custodios de mi progenie, los hijos de mi hermano Ali. Él será el primero, y sus dos hijos, al-Hasan y al -Husayn, lo sucederá consecutivamente. No se separarán del Corán hasta que regresen a Alá “.

Los eventos documentados en su libro fueron observados por sus propios ojos o escuchados directamente por aquellos que han escuchado directamente de las lenguas divinas de Muhammad o Amir al-Muminín Imam Ali ibn Abi Talib.
Ibn al-Nadim declara, y una investigación posterior muestra, que su libro es “el libro Shi’ita más antiguo que sobrevive”, escrito en el primer siglo islámico.

Legado

Sulaym es honrado por su arduo trabajo, disciplina y apoyo al Ahl al-Bayt. Tanto es así que incluso Ja’far al-Sadiq elogia a Sulaym. Un informe de al-Sadiq afirma:

“Nuestros chiítas y los que nos aman, que no conocen el Libro de Sulaym Bin Qays al-Hilali, no saben nada de nuestros asuntos, ni saben nada de nuestras razones, pues esa obra es el Alfabeto (Abjad) de los chiítas, y un secreto de los secretos de la Familia de Muhammed “.

Sulyam es honrado por muchos musulmanes de todo el mundo por preservar las enseñanzas del Ahl al-Bayt.

Fuentes y disputas de existencia.

Gran parte de la información sobre Sulaym proviene de la tradición musulmana chiíta. Según el historiador moderno Mokhtar Djebeli, “la existencia misma de este hombre y su obra debe considerarse con cautela, ya que aparte de Ibn al-Nadim … solo unos pocos chiítas lo mencionan, y solo de una manera muy lacónica”. [9] El mismo Ibn al-Nadim, así como otros biógrafos posteriores, incluido al-Tusi, se basaron en el escritor Alid Ali ibn Ahmad al-Aqiq (fallecido en 911). El erudito sunita shafi Ibn Abi’l-Hadid cuestionó la existencia de Sulaym, afirmando que “había escuchado” a ciertos estudiosos de la Shi’a duodecimana afirmar que Sulaym era “pura invención de la imaginación” y que “su supuesto libro no era más que el apócrifo trabajo de un falsificador “.

Los eruditos Ahmad ibn Ubayda (fallecido en 941) y Abu Abd Allah al-Ghadhanfari (fallecido en 1020) basaron su negación de la existencia del libro de Sulaym en tres factores: un segmento en el libro indica que había trece imanes en lugar de los tradicionales doce; otro segmento dice que Muhammad ibn Abu Bakr condenó a su padre moribundo Abu Bakr, a pesar de que Muhammad era un niño de tres años; y el libro supuestamente se transmitió exclusivamente a Aban ibn Abi Ayyash, a pesar de que este último tenía solo catorce años.

Sin embargo, el prominente erudito Al-Hilli rechazó las teorías sobre la inexistencia de Sulaym, aunque Djebli afirma que “los argumentos de Al-Hilli eran demasiado poco convincentes para eliminar tales dudas”.
No obstante, más tarde los biógrafos chiítas reprodujeron los argumentos textuales de al-Hilli, y los eruditos chiítas consideran el libro de Sulaym como una de las fuentes más antiguas del pensamiento chiíta y superior a las cuatro tradiciones sunitas más tardías, a saber, el Ṣaḥīḥ al-Bukhārī , Ṣaḥīḥ Muslim, Al-Musnad de Ibn Ḥanbal y Al-Muwaṭṭaʾ de Imām Mālik. [9]

Hossein Modarressi escribe que la versión más antigua, preservada e intacta del Kitab Sulaym ibn Qays proviene de los últimos años del reinado de Hisham ibn Abd al-Malik. También señala en su trabajo, después del famoso ex-profesor chiíta del Corán Ahmad ibn Ali al-Najashi (nacido 372 después de Hijri / 982 CE), que la supuesta indicación en el libro de Ibn Qays de que había trece Imames en lugar de los doce tradicionalmente considerados, es una adición posterior realizada por un erudito islámico del siglo IV que quería complacer a su patrón Zaydi, y agregó a Zayd Ibn Ali a la lista como un Imam. No era parte del libro original y se eliminó en ediciones sucesivas.

Referencias:

Pagano, Jo Anne. Exiles and Communities: Teaching in The Patriarchal Wilderness. Ed. Seyyed Hossein Nasr, Hamid Dabashi, and Seyyed Vali R. Nasr. Albany, New York: State University of New York, 1989. Print. ISBN 1438414269 Pg. 15 and 17
Ibn Qays, Sulaym. The Book of Sulaym Ibn Qays al-Hilālī. Trans. Muḥammad Bāqir. Al-Anṣārī. Bayrūt: Dār Al-Ḥawrāʼ, 2005. Print. Pg. 7 and 8

Ibn Abi Talib, Ali. Nahjul Balagha: Path of Eloquence. Trans. Yasin Al-Jibouri. Vol. 3. Bloomington, Indiana: Authorhouse, 2013. Print. ISBN 1481747878 pg. 275 and 276
Djebli 1997, p. 818.
http://www.alseraj.net/maktaba/kotob/english/historyofislam/Sulhal-Hasan/sulh/24.htm Sulh al-Hasan

Ayoub, Mahmoud. The Qur’an and Its Interpreters. Vol. 1. Albany: State University of New York, 1984. Print. ISBN 0791495469 Pg. 172 and 173
Afsaruddin, Asma. Excellence and Precedence: Medieval Islamic Discourse on Legitimate Leadership. Leiden: Brill, 2002. Print. ISBN 9004120432 Pg. 219

Ritter, H., and G. Endress. Oriens. Ed. R. Sellheim. Vol. 36. Neitherlands: Koninklijke Brill, 2001. Print. ISBN 9004121358 Pg. 209
Djebli 1997, p. 819.

Modarressi, Hossein (2003). Tradition and survival: a bibliographical survey of early Shī’ite literature. Oxford, England: Oneworld Publications. p. 83. ISBN 1-85168-331-3.

Bibliografía:

Djebli, Mokhtar (1997). “Sulaym b. Kays”. In Bosworth, C. E.; van Donzel, E.; Heinrichs, W. P.; Lecomte, G. (eds.). The Encyclopedia of Islam, New Edition, Volume IX, San–Sze. Leiden and New York: BRILL. pp. 818–819. ISBN 90-04-10422-4.

دعاء أمير المؤمنين عليه السلام لسليم بالولاية
قال: قلت: فرجت عني وأوضحت لي وشفيت صدري، فادع الله أن يجعلني لك وليا في الدنيا والآخرة. قال: اللهم اجعله منهم.
قال: ثم أقبل علي فقال: ألا أعلمك شيئا سمعته من رسول الله صلى الله عليه وآله، علمه سلمان وأبا ذر والمقداد؟ قلت: بلى، يا أمير المؤمنين.
قال: قل كلما أصبحت وأمسيت:
اللهم ابعثني على الإيمان بك
والتصديق بمحمد رسولك
والولاية لعلي بن أبي طالب
والايتمام بالأئمة من آل محمد،
فإني قد رضيت بذلك يا رب
) عشر مرات.(
قلت: يا أمير المؤمنين، قد حدثني بذلك سلمان وأبو ذر والمقداد، فلم أدع ذلك منذ سمعته منهم. قال: لا تدعه ما بقيت.
Súplica de Amir ul-Muminin, Alí (alaihis salam) útil para alcanzar niveles de cercanía de Allah:

Narra Sulaym hijo de Qays: Un día pedí al Imam Ali (alaihis salam) que suplicará a Allah por mí:
“¡Oh Amir ul-Muminin! Pide a Allah que me conceda el nivel de los amigos especiales tuyos en esta vida y en la otra”
Y el Imam así lo hizo. Luego se dirigió hacia mí y me dijo: “Quieres que te enseñe lo que escuché que el Mensajero de Dios enseñó a sus compañeros, Salman, Abu Darr y Meqdad?”
Le respondí: “Sí, Oh Amir al-Muminín.”

Entonces me enseñó esta súplica con la orden de repetirla cada día, 10 veces en la mañana y 10 veces por la noche y me aconsejó no dejar de hacerlo mientras viviera.

“Allâhumma-ib’azni ala-l imani bika
wa-ttasdiqui bi Mohammadin rasulika
wa-l wilâyati le Aliyyi-bni Abi Tâleb
wal- i’timame bil aimmati min Aali Mohammad
fa inni raditu bi dhálika ya Rabb”

“¡Díos mío! Resucítame teniendo fe en Ti
y confirmando que Mohammad es Tu mensajero,
y la wiláyah de Ali hijo de Abi Tálib
y el seguimiento a los imames de la familia de Mohammad
Pues, ciertamente, estoy satisfecho y contento de todo ello ¡Oh, mi Señor!

(Del libro de Sulaym ibn Qays al-Hiláli Al-Muradi, T. I, p. 174)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s