La mezquita más bella de Alejandría, para un murciano

Si en la histórica Alejandría alguien pregunta por la mezquita del murciano, la respuesta sería tan inmediata como si en Murcia preguntara un egipcio por la Catedral. Porque en Alejandría pocos desconocen dónde se encuentra la tumba de tan ilustre personaje. Así la llaman, aunque en otro idioma. Y la visitan tantos como pocos recuerdan aquí que el más bello templo de aquella ciudad fue erigido en memoria de Abu al-Abbas al-Mursi (El Murciano). Sus restos ocupan un mausoleo que quita el hipo. Pero no quita la vergüenza de cuantos murcianos, al visitarlo, comprueban que su ciudad natal lo olvidó hace siglos. Lo mismo pasa en Damasco con otro olvidado, aunque esa es otra historia.

Al-Mursi nació en Murcia en el año 1219, hijo de una noble familia del Islam, originaria de Medina y dedicada al comercio, en el que sería instruido el joven hasta que, cumplidos los 24 años, acompañó a sus padres a La Meca para cumplir con el sagrado precepto. Eso le ahorró, porque ya nunca regresaría, contemplar cómo su amada Murcia caía un año más tarde en poder de la Corona de Castilla.

Abu al-Abbas, según algunas crónicas pero otras lo desmienten, padeció un naufragio en el que perdió a sus padres, quienes también lo habían instruido en diversas ciencias. Junto a su hermano, logró llegar a Túnez. Aunque continuara la tradición familiar del comercio, abrió una escuela. Entonces conoció a su maestro, el místico Abu al-Hasan al-Shadhili, de quien jamás se separaría. Ambos se trasladaron a Alejandría más tarde. Allí moriría en 1287, según algunos autores.

Abu al-Abbas centraba sus argumentos en la duda platónica de los sentidos y, fiel seguidor del sufismo, proponía la sencillez y la soledad como el camino para encontrar a Dios. En Alejandría halló la fama, que pronto se extendió por el mundo islámico donde, aún hoy, es reverenciado. Allí se erigió sobre su tumba en 1775 la más bella mezquita de la ciudad. En Murcia tardaron en olvidarlo cinco minutos. Y así estaba la situación hasta 1967, fecha en que los árabes conmemoraron el séptimo centenario de su fallecimiento.

Entre los homenajes que se tributaron al místico en numerosos países destacó el convocado en Alejandría. A comienzos de marzo de 1967, la agencia Efe se hizo eco de la noticia de que en la ciudad «se está celebrando el VII centenario de la muerte de Abd Abas el Murci» y el programa incluía conferencias, ceremonias religiosas y la inauguración de una feria de comercio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s