Ibn Tûmart sobre la naturaleza divina

“No hay ningún dios aparte de Aquel al que apunta toda existencia, y respecto al cual todas las criaturas son testigos de que Él es absoluto e infinito, libre de toda determinación de tiempo, espacio, dirección, límite, clase, forma, aspecto, medida, relación o estado.

Él es el Primero al que nada sigue, el Último al que nada precede. Él es único, sin estar en ninguna parte, sublime, sin ser de ninguna manera, digno de amor, sin ser semejante a nada.

La mente no puede imaginarlo, los pensamientos no pueden alcanzarlo, la razón no puede describirlo…Él está libre de ignorancia y de compulsión, de impotencia y de necesidad. Suyas son la grandeza y la majestuosidad, la gloria y la perfección, el conocimiento y la elección, la señoría y el poder. Suyas son la vida y la eternidad, y a Él pertenecen los más bellos Nombres.

Él  es uno en su ausencia de origen. En Él no hay nada sino Él mismo, no hay existencia aparte de Él, ni tierra, ni cielo, ni agua ni aire, ni vacío ni plenitud, ni luz ni oscuridad, ni noche ni día, ni nada vivo ni nada consciente.”

– Ibn Tûmart

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s