‘Urafa del siglo III/IX

1. Abu Yazid al-Bistami (Bayazid): Uno de los grandes místicos. Se dice que Bayazid fue el primero en hablar abiertamente de la ‘aniquilación del alma en Dios’ (fana’ fi Allah) y de la ‘subsistencia en Dios’ (baqa’ bi Allah).

En una ocasión dijo: “Salí de Bayazid como una serpiente de su piel”.

Sus exclamaciones extáticas (shathiyyat) han conducido a otros a llamarle hereje. Sin embargo, los ‘urafa’ mismos le consideran un hombre dado a la embriaguez (sukr) mística, es decir, pronunciaba esas palabras cuando estaba fuera de sí en éxtasis.

Abu Yazid murió en el 261/874 o 264/877. Algunos han afirmado que trabajó como aguador en la casa del ImamYa’far as-Sadiq. Sin embargo, esta afirmación no está apoyada por la historia; Abu Yazid no fue contemporáneo del Imam.

2. Bishr ibn al-Harith al-Hafi: famoso sufí, fue otro de los que habiendo llevado una vida corrupta luego se arrepintió.

En su libro Minhay al-karamah, al-Al’lamah al-Hilli ha recogido un relato que describe el arrepentimiento de Bishr como habiendo tenido lugar a manos del Imam Musa ibn Ya’far, y como quiera que en el momento de su arrepentimiento estaba descalzo en la calle, fue conocido como al-Hafi (hafi = descalzo). Sin embargo, otros dan otras razones para explicar el nombre de al-Hafi.

Bishr al-Hafi (nacido cerca de Merv, c. 150/767), murió en el 226/840 o 227/841 en Baghdad.

3. Sari al-Saqati: amigo y compañero de Bishr al-Hafi, Sari al-Saqati fue uno de los que tenían cariño a las criaturas de Dios y preferían el prójimo a sí mismos.

En su libro Wafayat al-a’yan, Ibn Jallikan escribe que Sari dijo en una ocasión:

“Llevo treinta años buscando el perdón por una frase, ‘alabado sea Allah’, que dejé salir de mis labios. Cuando le pidieron que se explicara respondió: Una noche el bazar se incendió, y yo salí de mi casa para ver si el fuego había alcanzado mi tienda. Cuando escuché que mi tienda estaba a salvo, dije: ‘alabado sea Allah’. Al instante comprendí mi error. Era bueno que mi tienda no hubiera sido dañada, pero ¿tenía que ser indiferente a la suerte de los demás?”.

Sa’di16 se refiere a la misma historia (con ligeras variaciones) cuando dice:

“Una noche la chimenea de alguien encendió un fuego. Escuché que la mitad de Baghdad se consumió.
Uno dijo, gracias a Dios que en el humo y las cenizas, mi tienda no ha sido dañada.
Un hombre que había visto el mundo, respondió, ¡hombre egoísta!, ¿tu dolor era por ti y por nadie más?. ¿No te importa que una ciudad quede reducida a cenizas, con tal de que tu propia morada se salve?”.

Sari fue alumno y discípulo (murid) de Ma’ruf al-Karji y maestro y tío materno de Yunayd de Baghdad. Sari tiene muchos dichos sobre la Unidad mística (tawhid), el Amor de Dios y otros temas. Él fue también quien dijo:

“Como el sol, el ‘arif brilla sobre todo el mundo; como la tierra, soporta el bien y el mal de todos; como el agua, es la fuente de vida para todos los corazones; y como el fuego, él da su calor a todos y cada uno”

Sari murió en el 253/867 a la edad de noventa y ocho años.

4. Harith al-Muhasibi: Fue amigo y compañero de Yunayd. Se le llamó ‘al-Muhasibi’ debido a su gran diligencia en el asunto de la vigilancia de sí mismo y el examen de conciencia (muhasabah). Fue contemporáneo de Ahmad ibn Hanbal17, quien, siendo un oponente del ‘ilm al-kalam (la teología escolástica), rechazó a al-Muhasibi por entrar en debates teológicos, y esto condujo a que la gente le evitase. Nacido en Basrah en el 165/781, murió en el 243/857.

5. Yunayd de Baghdad: Originario de Nahawand, los ‘urafa’ y sufíes han dado a Yunayd el título de Sayyid al-Ta’ifah, (lit.: el Señor de la taifa, del grupo, entendiéndose aquí por el grupo a las gentes del sufismo) igual que los juristas de la Shi’ah llaman al Shayj al-Tusi Shayj al-Ta’ifah.

Yunayd se cuenta entre los místicos moderados. La clase de exclamaciones extáticas pronunciadas por otros jamás salieron de sus labios. Ni tan siquiera llevaba la vestimenta habitual de los sufíes, y se vestía como los eruditos y jurisprudentes. Alguien le sugirió que por las personas con quienes tenía relación debería vestir la túnica sufí. Él respondió:

“Si pensase que los vestidos fueran de alguna importancia me haría un traje de hierro fundido, porque la voz de la verdad dice:
‘Carece de trascendencia el manto (sufí) (jirqah). Lo único que importa es un corazón ardiente’”.

La madre de Yunayd era hermana de Sari Saqati y Yunayd se convirtió en su alumno y discípulo. Fue también alumno de Harith al-Muhasibi. Parece que murió en Baghdad en el año 298/910 a la edad de noventa años.

6. Dhu al-Nun al-Misri: Egipcio, fue discípulo en jurisprudencia del famoso jurisprudente Malik ibn Anas18. Yami le ha llamado el líder de los sufíes. Fue él quien primero comenzó a usar lenguaje simbólico y a explicar asuntos místicos mediante el empleo de terminología simbólica que sólo la élite podía comprender.

Gradualmente esto se convirtió en la práctica habitual, y los conceptos místicos fueron expresados en la forma de poesía amorosa (ghazal) y expresiones simbólicas. Algunos creen que Dhu al- Nun también introdujo muchas ideas neoplatónicas en el ‘irfan y el sufismo19. Dhu al-Nun murió en el año 246/860 en el Cairo.

7. Sahl ibn ‘AbdAllah al-Tustari: es uno de los grandes ‘urafa’ y sufíes. Una tendencia de gnósticos que consideran que el principal principio de la espiritualidad es el combate contra el ego recibe el nombre de Sahliyyah por causa suya. Tuvo relación con Dhu al-Nun al Misri en la Meca. Murió en Basrah en el año 282/89520.

8. Husayn ibn Mansur al-Hallay: En la actualidad famoso simplemente como al-Hallay, él es uno de los místicos más controvertidos del mundo islámico. Son muchas las shathiyyat que él pronunció, y fue acusado de apostasía y de creerse una encarnación Divina. Los jurisprudentes le declararon apóstata y fue crucificado durante el reinado del califa ‘abbasí al-Muqtadir. Los ‘urafa’ mismos le han acusado de desvelar secretos espirituales. Hafiz21 tiene esto que decir sobre él:

“Él dijo, ese amigo, que fue alzado en la cruz, su crimen fue que solía revelar secretos”.

Algunos le consideran un simple impostor, pero los ‘urafa’ mismos le absuelven y dicen que las afirmaciones de al-Hallay y Bayazid que dan la impresión de descreimiento fueron hechas cuando estaban fuera de sí mismos en estados de embriaguez espiritual.

Al-Hallay es recordado por los ‘urafa’ como un mártir. Fue ejecutado en el 309/913.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s