‘Urafa d siglo V/XI

1. Shayj Abu al-Hasan al-Jurqani: Uno de los ‘urafa’ más famosos, los ‘urafa’ cuentan de él historias asombrosas. Entre ellas una dice que él iba a la tumba de Bayazid y conversaba con su espíritu, tomando su consejo para resolver sus dificultades. Rumi dice:

“Muchos años después de la muerte de Bayazid,
Bu ‘l-Hasan apareció.
De vez en cuando iba y se sentaba
Junto a su tumba,en su presencia,
Hasta que llegaba el espíritu de su shayj,
Y tan pronto como contaba su problema, quedaba resuelto”.

Rumi ha recordado mucho al Shayj Abu al-Hasan al-Jurqani en su Mathnawi, lo que muestra su devoción y cariño hacia él. Se dice que conoció a Abu ‘Ali Sina (Avicena), el filósofo, y a Abu Sa’id ibn Abi al-Jayr, el famoso ‘arif. Murió en el año 425/1033-1034.

2. Abu Sa’id ibn Abi al-Jayr: Uno de los místicos más famosos. Abu Sa’id ibn Abi al-Jayr es también uno de los más destacados por sus estados espirituales (halat). Cuando uno pidió una definición del tasawwuf, él respondió:

Tasawwuf es que renuncies a cuanto hay en tu mente, que te desprendas de cuanto hay en tu mano, y que hagas todo lo que puedas hacer”.

Conoció a Abu ‘Ali Sina. Un día Abu ‘Ali participó en una reunión en la que Abu Sa’id estaba predicando. Abu Sa’id hablaba sobre la necesidad de las obras, y sobre la obediencia y desobediencia a Dios. Abu ‘Ali recitó estos versos (ruba’i = cuarteto):

“Somos nosotros quienes aman y confían en Tu perdón
Y nos desentendemos de la obediencia y la desobediencia.
Dondequiera que tu gracia y favor se hallen,
Que lo no hecho sea como lo hecho, lo hecho como lo no hecho”.

Abu Sa’id replicó inmediatamente:

“Tú que no has hecho ningún bien, y hecho mucho mal,
Y además aspiras a tu propia salvación,
No confíes en el perdón, porque jamás
fue lo no hecho como lo hecho, ni lo hecho como lo no hecho”.

El siguiente ruba’i (cuarteto) es también de Abu Sa’id:

“Mañana, cuando las seis direcciones se desvanezcan,
Tu valor será el valor de tu conocimiento.
Esfuérzate por la virtud, porque en el Día de la Retribución
Serás resucitado en la forma de tus cualidades”.

Abu Sa’id falleció en el año 440/1048.

3. Abu ‘Ali al-Daqqaq al-Nishaburi: Se le considera como uno de los que combinaron en sí mismos el dominio a fondo de la Shari’ah y la Tariqah. Fue predicador y exégeta (mufassir) del Corán. Lloraba tanto cuando recitaba súplicas (munayat) que le dieron el título del ‘shayj lamentador’ (shayj-e nawhahgar). Murió en el año 405/1014 o 412/1021.

4. Abu al-Hasan ‘Ali ibn ‘Uthman al-Huywiri:Autor del Kashf al-Mahyub, un famoso libro de sufismo, recientemente editado. Murió en el 470/1077.

5. Jaya ‘Abd Allah al-Ansari: Descendiente del gran Compañero del Profeta Abu Ayyub al-Ansari, Jaya ‘Abd Allah al-Ansari se cuenta entre los más famosos y piadosos ‘urafa’ . Su fama obedece principalmente a sus elegantes aforismos, munayat (súplicas) y ruba’iyyat (cuartetos).

Este es uno de sus dichos:

“En la infancia eres menudo, en la juventud estas intoxicado, en la vejez estás decrépito, ¿cuando, entonces, adorarás a Dios?”.

También dijo:

“Devolver el mal por el mal es el rasgo del perro; devolver el bien por el bien es el rasgo del burro; devolver el bien por el mal es la obra de Jaya ‘Abd Allah al-Ansari”.

El siguiente ruba’i (cuarteto) es también suyo:

“Gran defecto es para el hombre mantenerse apartado,
Situándose por encima de toda la creación.
Aprende tu lección de la pupila del ojo,
que ve a todos mas no a sí misma”.

Jaya ‘Abd Allah nació en Herat (Afganistán), donde murió y fue enterrado en el 481/1088. Por esta razón se le conoce como ‘el Sabio de Herat’ (Pir-e Herat).

Jaya ‘Abd Allah escribió muchos libros, el más famoso de los cuales, Manazil al-sa’irin, es un manual didáctico sobre sayr wa suluk. Es una de las obras sobre ‘irfan mejor escritas, y ha sido objeto de numerosos comentarios.

6. Imam Abu Hamid Muhammad al-Ghazzali: Uno de los más famosos sabios del Islam, cuya fama ha penetrado en oriente y occidente, combinó en su persona el conocimiento de las ciencias racionales y tradicionales (ma’qul wa manqul). Fue rector de la Academia Nizamiyyah de Baghdad y detentó la posición más elevada de su tiempo en el campo de las ciencias religiosas. Sin embargo, sintiendo que ni su conocimiento ni su posición le daban satisfacción espiritual, se retiró de la vida pública y se dedicó a disciplinar y purificar su alma.

Pasó diez años en Palestina, alejado de todos los que le conocían, y fue durante este periodo cuando se inclinó hacia el ‘irfan y el sufismo. Jamás volvió a aceptar ningún cargo o posición. A continuación de este periodo de ascetismo solitario escribió su famosa obra Ihya’ ulum al-Din (Vivificación de las Ciencias de la Religión). Murió en su ciudad natal de Tus en el año 505/111.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s